El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha anunciado este martes que el país ha registrado una vacuna contra el coronavirus, a la que ha denominado Sputnik V, siendo la primera registrada en todo el mundo.

«Hasta donde yo sé, esta mañana -por primera vez en todo el mundo- se ha registrado una vacuna contra el nuevo coronavirus», ha anunciado el mandatario ruso en una reunión de Gobierno, según informa la agencia de noticias TASS.

Putin ha asegurado que «funciona eficazmente». De hecho, una de las primeras personas en probarla ha sido su hija. «Después de la primera dosis, tuvo 38 de fiebre y al día siguiente tuvo 37 y pico», ha detallado. Tras una segunda dosis, «le subió la temperatura y luego se normalizó». Ahora «se siente bien y los anticuerpos son altos», ha contado.

Según el presidente, la vacuna ha superado todas las pruebas necesarias y permite lograr una «inmunidad estable». También ha agregado que la vacunación será voluntaria, para que «lo hagan los que así lo desean».

¿Quién ha desarrollado la vacuna?

La vacuna ha sido desarrollada por el centro de investigación Gamaleya y el Fondo Ruso de Inversión Directa (RFPI). El nombre técnico es Gam-COVID-Vak, pero las autoridades rusas han decidido bautizarlo como Sputnik V, por el primer satélite ruso lanzado al Espacio.

«Sputnik 1 intensificó la investigación espacial en el mundo entero. La nueva vacuna rusa contra la Covid-19 ha creado el llamado ‘momento Sputnik’ para la comunidad internacional», han destacado.

¿En qué consiste la vacuna?

La vacuna utiliza vectores de adenovirus humanos que se han debilitado para que no se repliquen en el cuerpo. A diferencia de la mayoría de las vacunas en desarrollo, se basa en dos vectores, no en uno, y los pacientes recibirían una segunda inyección de refuerzo. El Ministerio de Sanidad ruso ha afirmado este martes que esta vacuna de doble dosis genera «una inmunidad duradera» que «se preservará hasta dos años».

¿Cuáles son los antecedentes de la creación de esta vacuna?

A finales de julio, Rusia ya manifestó su intención de adelantarse a EEUU en la creación de una vacuna contra el coronavirus. El director del fondo de riqueza soberana de Rusia, Kirill Dmitriev, avisó de que se aprobaría la vacuna en torno al 10 de agosto, adelantándose a EEUU como sucedió con el Sputnik.

El 30 de julio la vacuna aún se encontraba en fase 2, cuando la compañía estadounidense Moderna ya la había completado. Sin embargo, los desarrolladores del Instituto Gamaleya planeaban completar la fase dos antes del 3 de agosto y luego llevar a cabo la tercera fase de pruebas en paralelo con la vacunación de los trabajadores médicos, que serían los primeros en recibirla.

Los científicos rusos alegaron que la vacuna se había desarrollado rápidamente porque es una versión modificada de una ya creada para luchar contra otras enfermedades. Ya en junio, Rusia anunció que militares rusos habían ejercido de voluntarios con esta vacuna. El propio director del proyecto, Alexander Ginsburg, afirmó durante la fase 2 que él mismo se había inyectado ya la vacuna.

Para el 1 de agosto, el Centro Nacional de Investigaciones Epidemiológicas y Microbiología Gamaleya anunció que las pruebas clínicas de la vacuna habían concluido y comenzaba la etapa de registro.

¿Cuándo comenzaría a usarse y cuánto se podría producir?

Putín ha confiado en que la «producción masiva» de la vacuna contra la Covid-19 pueda comenzar «en breve», si bien ha subrayado que lo más importante es que sea «segura y eficaz».

El primer ministro, Mijail Murashko, había avanzado en las últimas semanas que la «vacunación masiva» empezaría en octubre. No obstante, este mismo martes el Registro Estatal de Medicamentos del Ministerio de Sanidad ruso ha indicado que «el plazo para la puesta en circulación es el 1 de enero de 2021», de acuerdo con la agencia de noticias Sputnik.

Kiril Dimitriev ha señalado que tienen capacidad para producir unos 500 millones de dosis de la vacuna en un año. «Ya hemos conseguido acuerdos para la producción de la vacuna en cinco países», ha dicho en rueda de prensa. En concreto, ha revelado que el RFPI espera recibir en noviembre la autorización para comenzar a producir la vacuna contra el coronavirus en varios países de América Latina, precisando que uno de los elegidos sería Cuba.

El RFPI ya ha recibido solicitudes de más de 20 países para adquirir 1.000 millones de dosis de la Sputnik V, si bien Dimitriev ha aclarado que su exportación dependerá de «la aprobación de la vacuna en distintos países, así como de las capacidades de la producción».

¿Qué opina la OMS al respecto?

Tras el anuncio ruso a principios de este mes de que las pruebas clínicas de la vacuna habían concluido, el portavoz de la OMS Christian Lindmeier señaló que «hay actualmente cientos de vacunas (contra la Covid-19) en proceso de prueba, y deben cumplir las guías y regulaciones para proceder de forma segura». Y añadió que, en ocasiones, «se reportan hallazgos que luego tardan en pasar por todas las fases necesarias»

Con el anuncio este martes de que ya ha sido registrada la vacuna rusa, la OMS ha querido seguir mostrando cautela destacando que deberá seguir los trámites de precalificación y revisión que marca el organismo. «Acelerar los progresos no debe significar poner en compromiso la seguridad» ha resaltado el portavoz de la OMS Tarik Jasarevic.

«Estamos en contacto con las autoridades de Rusia. Se trata de la probable recalificación de la vacuna», ha declarado. Las normas de la OMS establecen que debe evaluar el producto para determinar si cumple los estándares internacionales de fabricación y si la vacuna es eficaz e inocua.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí