El Ayuntamiento de Manilva ha aprobado definitivamente los presupuestos de 2020 que ascienden a 27’6 millones de euros. El equipo de gobierno (integrado por Compromiso Manilva, PSOE y PP) ha aumentado de forma considerable la partida destinada a la delegación de Limpieza que pasa de uno a 2,5 millones de euros en el presente ejercicio, reconociendo que es uno de los problemas más acuciantes del municipio, sobre todo por la falta de personal.

También se incrementa la partida de Infraestructuras y Obras que pasa de 1,7 a 2,6 millones de euros y contempla actuaciones como la creación de una rotonda en la gasolinera de Sabinillas, la remodelación del paseo marítimo, la reparación de la piscina municipal de Las Viñas o un plan de asfaltado.

Izquierda Unida ha votado en contra de los presupuestos basándose en un informe del secretario que advierte de «fraude de ley» por la creación de una plaza de técnico de administración general y por la partida para la Gerencia de Urbanismo. Además ha criticado que el aumento de dos millones de euros del presupuesto se debe al incremento del IBI.

El primer teniente alcalde, Diego José Jiménez, ha reconocido que la existencia del informe del secretario municipal, pero ha aclarado que «no es preceptivo, ni acertado porque no es su competencia y es arbitrario porque en otras ocasiones no ha informado», al tiempo que ha señalado que el presupuesto sí cuenta con los informes favorables de Intervención.

Respecto a la subida de IBI, el edil de CM Marcos Ruiz ha negado que haya subido el IBI y ha indicado que por el contrario, los ingresos por este impuesto descienden en 600.000 euros. El alcalde, Mario Jiménez, ha concluido con que los presupuestos de 2020 son «equilibrados y cumplen con la estabilidad presupuestaria».

Liberalización de la autopista;
La Corporación Municipal ha aprobado por unanimidad la propuesta del equipo de gobierno de instar al Gobierno de España a como alternativa a la carretera A-7, antigua Nacional 340, por ser ésta «una vía con una alta tasa de accidentes y aglomeraciones que se encuentra al límite de su capacidad y que a su paso por el municipio de Manilva se ha convertido en un corredor urbano altamente congestionado».

Todos los ediles han reconocido que es una petición «complicada» dado que la empresa cuenta con una concesión que expira en el año 2054 en el caso del tramo Manilva-Estepona, y en el año 2046 para la zona comprendida entre Estepona y Málaga. Por ello, también reclaman al Gobierno central que en cuanto no se supriman de forma definitiva los peajes se abra una negociación con la concesionaria para que al menos no suban los precios en temporada alta, estableciendo una tarifa plana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí