En repetidas ocasiones, el núcleo del Castillo está siendo objeto de actitudes incívicas que perjudican a la mayoría de los ciudadanos.

Vertir alquitrán en plena calle o, en este caso, destrozar el firme y arrancar bolardos se está convirtiendo en algo normal para los que no creen en el bien común y atentan contra el mobiliario público o las Infraestructuras.
Desde el Ayuntamiento de Manilva se lamenta el amanecer con este panorama que lo único que provoca es tener que destinar a trabajadores con el respectivo gasto en material que sale del bolsillo de todos los ciudadanos, además de la mala imagen que se ofrece.

En estos casos es fundamental la colaboración ciudadana para preservar lo que es de todos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí